Un bebé nace en México con anticuerpos contra la COVID-19

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Bebé
Foto: pixabay

Un bebé de San Luis Potosí nació con anticuerpos contra la COVID-19. El nacimiento fue el 5 de marzo y su madre había recibido la vacuna de Pfizer y BioNTech en las semanas 32 y 37 del embarazo. Al ser nutricionista en un hospital, fue de las primeras vacunadas en el país por pertenecer al cuerpo médico, cuenta EL PAÍS.

El médico y presidente del Colegio de Ginecología y Obstetricia de San Luis Potosí, Heriberto Díaz de León, ha asegurado en un comunicado que tanto la madre como el bebé se encuentran en buen estado de salud. El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ha detallado este miércoles, en una rueda de prensa, que el plan nacional de vacunación no incluye a las mujeres embarazadas debido a la falta de evidencia sobre su seguridad en los primeros ensayos clínicos de estos medicamentos.

La madre del bebé, una trabajadora de la salud en San Luis Potosí, pidió ser vacunada y recibió la primera dosis de Pfizer cuando estaba embarazada de 32 semanas, y la segunda dosis cinco semanas después. En el Hospital Ángeles de la capital del estado, dio a luz a un bebé que ya tenía los anticuerpos necesarios en su sangre para protegerse de una infección con coronavirus. 

Este es el primer caso en México en el que se detectan los anticuerpos al analizar la sangre periférica siete días después del nacimiento, lo que sugiere que son defensas producidas por el propio bebé y no por los anticuerpos maternos.

Ni la madre ni su bebé sufrieron complicaciones tras recibir la dosis. En México, unas 10.500 mujeres embarazadas han dado positivo por el virus y 281 han muerto por la enfermedad, desde que comenzó la pandemia.

López-Gatell ha señalado que se trata de un hecho “de escasa relevancia científica”, ya que se espera que los anticuerpos de una mujer embarazada pasen al bebé en el útero. Aun así, el subsecretario ha explicado que el hecho de que la madre y el bebé estén bien “es una experiencia”, pero que “puede haber otras” y que se desconoce cuánto tiempo durará la protección del bebé. 

“La experiencia de otros anticuerpos frente a otras enfermedades es que duran entre cuatro y seis meses y empiezan a degradarse de forma natural por lo que ya no estará protegido”, ha señalado López Gatell, quien ha argumentado que los anticuerpos han sido fabricados por las células de la madre y no del bebé.

La lactancia materna también contribuye a la transmisión de anticuerpos.

Las mujeres embarazadas no están incluidas en el plan de vacunación. Sin embargo, ha aclarado que las mujeres embarazadas aún no están incluidas en el plan nacional de vacunación, ya que en los primeros ensayos clínicos de los fármacos no se utilizaron voluntarias embarazadas. “Se vacunó por ser trabajadora sanitaria, no por estar embarazada”, ha subrayado López-Gatell. “Los ensayos clínicos sobre la seguridad de las vacunas en mujeres embarazadas no se han completado. Por razones éticas, en general se prefiere no contar con mujeres embarazadas en los ensayos clínicos iniciales por la misma razón que no participan los menores”, ha añadido. 

El subsecretario ha asegurado que la madre del bebé pidió vacunarse por su propia voluntad, a pesar de no tener evidencias sólidas sobre su seguridad en mujeres embarazadas. “No es recomendable hacerlo de forma masiva. No se ha concluido ningún ensayo clínico específico que incluya a las embarazadas, por lo que hay mucha incertidumbre y desconocimiento”, ha declarado, pero reconoce que hay muchas posibilidades de que las vacunas sean seguras y eficaces para las embarazadas.

Un estudio con la mayor muestra de pacientes embarazadas, presentado en el Congreso Mundial de Salud Pulmonar en 2020, concluyó que las mujeres embarazadas son un grupo de riesgo para la COVID-19. No porque estén más infectadas que la población general, sino porque tienen un mayor riesgo de complicaciones si contraen la enfermedad.

La probabilidad de que la COVID-19 se agrave es baja porque son mujeres jóvenes, pero, en caso de ser infectadas por el coronavirus, las embarazadas tienen más riesgo que las no embarazadas de entrar en cuidados intensivos, necesitar ventilación mecánica o incluso, morir. El documento del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) analizó a 400.000 mujeres sintomáticas con COVID-19, 23.400 de ellas embarazadas.

No es el primer caso de un bebé nacido con anticuerpos contra la COVID-19

Este no es el primer caso de un bebé nacido con anticuerpos contra la COVID-19. Una mujer del sur de Florida que recibió una dosis de la vacuna contra el coronavirus mientras estaba embarazada dio a luz a un bebé que nació con anticuerpos contra la COVID-19  “tras la vacunación materna”, según afirmaron dos pediatras. Los doctores Paul Gilbert y Chad Rudnick dijeron que la madre, una trabajadora sanitaria de primera línea, recibió su primera dosis de la vacuna Moderna en enero, con 36 semanas de embarazo.

La mujer dio a luz a una niña “vigorosa y sana” tres semanas después. Los investigadores analizaron la sangre del cordón umbilical del bebé y los anticuerpos “se detectaron… en el momento del parto”, según los estudios.

Si quieres tener una vida saludable, debes dormir más. Descubre aquí por que el sueño es tan importante.

 497 total views,  1 views today

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *