Las mujeres, las heroínas de día a día (parte 1)

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
mujer, mujeres, femei
Foto: pixabay.com

Hablando con mi mejor amiga sobre cómo imaginamos nuestra futura familia, sobre cómo nos imaginamos a nosotras mismas en la hipóstasis de madres, de mujeres hechas y derechas, de esposas, hicimos una pequeña lista de lo que una tiene que hacer en esta vida como mujer.

 

Además de ser mujer, novia, esposa, madre, hermana, hija, nieta y todas las otras funciones que tenemos durante nuestra existencia, debemos enfrentar la vida siempre con la frente en alto.

 

Hay que reconocer, señores, que nosotras, las mujeres, aunque se nos rompa el corazón en pedazos, aunque nos duela algo, aunque nuestro mundo esté a punto de derrumbarse, siempre, pero siempre, seguimos luchando. No quiero martirizar a las mujeres solo porque yo sea una y no quiero, de hecho, hacerlo en absoluto; solo os voy a informar un poco sobre lo que las representantes del así llamado “sexo débil” tienen que enfrentarse en el desarrollo de su vida.

Prometo decir la verdad y solamente la verdad por lo más duro que sea para mí o para los hombres que vayan a leer esto y os voy a dejar decidir si las mujeres merecemos estar en un pedestal o no. Desde pequeñas nos regañan por no vestirnos de la manera adecuada a las expectativas de la sociedad, que no jugamos únicamente con las muñecas, que deberían representar un modelo a seguir por su aspecto muy elegante, fino y perfecto.

Aun siendo chiquitas se nos dice que hay que hacer en un hogar, que la mujer tiene que ser la madre perfecta, la esposa ejemplar y la ama de casa que sabe cocinar recetas de las más simples hasta las de no sé cuántas estrellas Michelin.

¿Eres una adolescente o una joven rumana hecha y derecha, pero no sabes hacer polenta?

No te vas a casar nunca, te van a decir tu propia madre o abuela, o tía o esa prima fastidiosa, más grande que tú, que ya ha sentado cabeza y ha formado una familia con su marido, que ni siquiera le había preguntado antes de casarse con ella si sabía cocinar. En fin, estas son cosas de cada cultura en parte, de tradición, de mentalidad y representan unos casos particulares, pero seguiremos con los casos generales, repartidos alrededor del mundo en el que vivimos.

Las pruebas a las que somos sometidas sin nuestro consentimiento, por supuesto, nosotras, las mujeres de todo el mundo, son bastante difíciles y estoy convencida de que los hombres no podrían pasarlas, por lo menos no con la frente en alto, como nosotras. Un ejemplo muy relevante es la menstruación.

La menstruación, que no se reduce solo al hecho de que una vez al mes, cada mes, por unos días, las mujeres sangran para que su cuerpo elimine todas las impuridades para que funcione normalmente y de esta forma asegure el buen funcionamiento del aparato reproductor, sino que también se refiere a unos cambios drásticos de humor, comportamiento y estado físico.

Por ejemplo, hay una cosa que se denomina el síndrome premenstrual y que se instala propiamente dicho antes de que empiece el sangrado. Esto consiste en cosas como apetito muy grande, antojos de los más raros (como comer nachos con helado) entre otras cosas. Y esto no es nada, porque, cuando hemos acabado de vaciar las estanterías de las tiendas, viene la menstruación, con sus dolores de cabeza, con mal humores, con dolores de barriga, de ovarios, con estados de vomito o con mareos, con dolores de espalda, entre otros, con más antojos extraños y con unos cambios de humor tan drásticos que nadie nos puede entender.

El clímax de todo este maravilloso período es cuando tenemos antojos, cambios de humor y dolores al mismo tiempo y compartimos nuestra vida con alguien, con un ser amado, con un novio, que no puede entender que en estos días lo mejor para él sería huir… ¡Estoy bromeando, claro! Por más locas que seamos en este período, nunca lastimaríamos al que más amamos, ¡no de manera consciente, por supuesto!

Dejando las bromas al lado, quiero compartir algo con ustedes, especialmente con los hombres.

No es nada fácil despertar un día con un estado depresivo, con un humor que no te deja ni que te levantes de tu cama, porque efectivamente sientes que tu cuerpo se está rompiendo pedazo por pedazo. Nada parece funcionar como debería, aunque ha salido el sol. Para nosotras está nublado, aunque cantan los pajarillos de una manera que normalmente nos encanta. Nuestro único pensamiento es “¿si las mato, cuenta como crimen en mi lista de pecados?”.

Sé que puede parecer un poco exagerado o sádico, pero nosotras tampoco queremos ser así, la culpa la tienen la depresión y los sentimientos con una intensidad multiplicada por diez. En este período es recomendable dejarnos vegetar en la cama, acorraladas por dulces y con una buena serie o película, claro si es que los actores no nos hacen molestar y tirar el laptop por la ventana, a pesar de que vivimos en el décimo piso.

Esto es un resumen de lo que sentimos nosotras, las mujeres, en el período de la menstruación y aunque sea algo que pasa cada mes, nunca, pero nunca, es más fácil. Si no tenemos una cosa, tenemos a la otra, si no hay cambios drásticos de humor, de tipo ahora te odio, ahora te amo, hay dolores o estados depresivos que no nos dejan disfrutar de nada.

Si te gusta este tipo de artículos sobre las mujeres y cómo deberíamos reconocer sus meritos y recompensarlas por todo lo que hacen como madres, esposas y todo lo demás, te sugerimos leer este artículo.

 300 total views,  1 views today

1 comentario en “Las mujeres, las heroínas de día a día (parte 1)”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *