Islas Canarias – 538 años desde sus conquistas por los españoles

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
islas canarias, la conquista de Gran Canaria por el reino de Castilla.
pixabay.com

La conquista española de las Islas Canarias fue un proceso bastante largo y laborioso, que duró casi el siglo XV entero. Gran Canaria, la tercera más grande isla del archipiélago canario, fue conquistada en 1483, lo que representó un importante avance en la futura expansión territorial de la Corona de Castilla.

 

Antes de que la Corona de Castilla conquistara la isla de Gran Canaria, cuatro islas del archipiélago canario habían sido ya conquistadas: Lanzarote, Fuerteventura, El Hierro y La Gomera. Estas conquistas fueron conseguidas por la nobleza en la primera mitad del siglo XV, sin que la Corona se implicase efectivamente. 

En la segunda mitad del siglo XV, los portugueses empezaron también a mostrar su interés por las Islas Canarias, en su deseo de dominar las rutas atlánticas. Por causa de esta amenaza, los Reyes Catolicos deciden apoderarse también de las tres islas que aún quedan por conquistar: Gran Canaria, La Palma y Tenerife. 

Primeras negociaciones para la conquista de Gran Canaria, La Palma y Tenerife

En 1477, los Reyes Catolicos empiezan las negociaciones con Diego García de Herrera y su mujer, en aquel entonces, señores de las Islas Canarias. La negociación suponía que Herrera le entregase a los monarcas el derecho de conquistar las tres Islas Canarias restantes, mientras recibía por parte de los Reyes el título de Conde de la Gomera para sus descendientes y una cantidad de dinero. 

Entre las tres islas, Gran Canaria fue la primera conquistada. De la organización de la expedición se encargaron los tres Juanes: Juan Rejón, el obispo Juan de Frías y el Deán Juan Bermúdez. 

Inicio de la conquista de Gran Canaria

Las primeras fuerzas desembarcaron en La Isleta el 24 de junio de 1478 y establecieron su campamento, Real de las Palmas, cerca del barranco de Guiniguada, en el actual lugar de Las Palmas de Gran Canaria. Los guanches, como eran conocidos los indígenas de las Islas Canarias, no tardaron mucho en atacar el campamento, pero los conquistadores salieron victoriosos en esta primera batalla, ganando control sobre la parte noroeste de la isla.

Dificultades y tensiones

La segunda parte de la conquista de Gran Canaria, entre 1478 y 1481, fue bastante estancada por tres razones:

  • los indígenas mostraban una fuerte resistencia en las montañas interiores de la isla;
  • los conquistadores carecían de fuerzas y materiales;
  • entre los conquistadores empezaron a aparecer intrigas y tensiones.

Entre Rejón y Bermúdez surgieron tensiones. En 1479, a La Isleta llegó Pedro Fernandez de Algaba con título de gobernador, y, junto con el obispo Frías, destituyó a Rejón y lo envió de vuelta a Castilla, según las órdenes de los Reyes Catolicos. Rejón no tardó en volver a la isla y mandar la ejecución de su enemigo, que terminó por ser decapitado. Todo esto hizo que los Reyes Catolicos nombraran a Pedro de Vera como nuevo gobernador.

El fin de la conquista de Gran Canaria bajo el mando de Pedro de Vera

Pedro de Vera avanza en la conquista de la isla, con la meta de ganar el Guanartemato de Gáldar. En Arucas tiene lugar una batalla entre sus fuerzas y los indígenas, en la cual el líder de la resistencia guanche, Doramas, pierde su vida. Alonso de Lugo logra capturar al rey o al guanarteme (término que recibían los jefes o reyes aborígenes en la isla de Gran Canaria antes de la conquista europea en el siglo xv) de Gáldar, Tenesor Semidán, y los canarios se ven obligados a rendirse. 

Pedro de Vera envía a Semidán a la corte de los Reyes Catolicos, donde es bautizado con el nombre de Fernando Guanarteme. Firma un pacto con el rey Fernando el Católico, según el cual se vuelve aliado de la Corona Castellana, participando de esta manera en la conquista de su propia isla. Incluso ayudó a Pedro de Vera a conquistar el poblado de Fataga, haciendo que los isleños se rindieran. 

El último paso en la conquista de Gran Canaria fue ganar el último refugio guanche, Ansite, cuya ubicación exacta sigue sin conocerse. Guayarmina Semidán, considerada la reina de Gran Canaria, se rindió el 29 de abril de 1483; esta fecha se toma tradicionalmente como la fecha cuando terminó la conquista de Gran Canaria, aunque la isla no fue incorporada en la Corona de Castilla hasta el 20 de enero de 1487. Tras la conquista de Gran Canaria se conquistaron La Palma y finalmente Tenerife, con lo que se finalizó efectivamente el largo proceso de la conquista española de las Islas Canarias.

Fuentes: islas canarias islas canarias

Si eres aficionado de la historia, quizás te interese también nuestro artículo sobre la Guerra Civil Española.

 453 total views,  3 views today

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *