Las lenguas romances y sus 4 familias: el parentesco que existió durante milenios

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Autor: Claudia Salvi
Traducción: Bujor Andreea
Revisado por: Irina T., Crina Cristea

 

¡Descubramos juntos cuales son las lenguas romances! Cuando hablamos de una “lengua”, nos referimos a una serie de convenciones fonéticas, morfológicas y léxicas indispensables para la comunicación oral y escrita.  

Las lenguas son clasificadas en macrogrupos nombradas histórico-naturales donde la clasificación se realiza en base a la realización de la facultad del lenguaje en diversas comunidades presentes en el mundo entero. Sin embargo, enumerar todas las lenguas del mundo es un proceso complejo. Primero, hay áreas lingüísticas que siguen siendo menos estudiadas y, segundo, porque a menudo es difícil determinar si las lenguas similares entre sí son variedades de dialectos de la misma lengua o lenguas autónomas.

¿Cómo nacieron las lenguas romances?

Cuando hablamos de las lenguas romances nos referimos a aquellas lenguas definidas como neolatinas que son parte del grupo más amplio de las lenguas indoeuropeas. Se llaman “lenguas romances” las siguientes: el rumano, el ladino, el italiano, el sardo, el francés, el catalán, el portugués y el español.

El término “romance” deriva del adverbio latino “romanice” utilizado en la expresión “romanice loqui”, que puede ser traducida como “a la romano” y que significa “hablar como los romanos”.

Por lo tanto, es obvio que las lenguas romances son las hijas de la expansión del Imperio Romano en Europa: alrededor del siglo III d.C., el Imperio estaba dividido lingüísticamente entre el occidente latinofono y el oriente griegofono. Las lenguas romances representan la evolución natural del latin hablado.

¿Cuáles son las lenguas romances?

Las lenguas romances de hoy en día se clasifican en:

1. Iberorromances: esta categoría incluye las lenguas habladas en la Península Ibérica, es decir, el español y el portugués. En España encontramos una situación lingüística especial, debido a la fuerte identidad minoritaria, donde la variedad lingüística es la principal. Las lenguas oficiales en España, reconocidas por la Constitución, son, además del español, el gallego y el vasco

Las lenguas iberorromances han sido influenciadas, después de la caída del Imperio Romano, por las invasiones de los pueblos germánicos del siglo V y después por la conquista árabe, que tuvo como resultado un Norte cristiano y un Sur musulmano, donde la influencia lingüística árabe es reconocible también hoy en día en varias palabras adaptadas por las lenguas iberorromances. 

2. Galorromances: hoy en día queda en esta categoría el francés, que deriva de la lengua d’oil, pero encontramos también el occitano, derivado de la lengua d’oc, y el franco-provenzal. El francés también fue influenciado por las lenguas germánicas tras la invasión de los francos y luego de los visigodos.

3. Italorromances: entran en esta categoría el italiano y el sardo, este último siendo considerado una de las lenguas más cercanas al latín, debido a las pocas invasiones en este territorio y por lo tanto una menor influencia en la lengua. Después de la caída del Imperio Romano, Italia, al igual que el resto de los países mediterráneos, ha sido objeto de las invasiones germánicas, invasión impedida por Cerdeña. 

La situación especial de Italia se debe a su ruptura después de la caída del Imperio y a su unificación en 1861. Teniendo en cuenta la influencia de diversos poderes extranjeros sobre la península a lo largo de los siglos, varias regiones han desarrollado una serie de dialectos diferentes, y el italiano de hoy en día se deriva de la lengua vulgar toscana. 

4. Balcorromances: en esta categoría encontramos el dalmático y el rumano, de los cuales solo el rumano se sigue hablando , porque el dalmato fue absorbido primero por el dialecto veneciano y después por la lengua croata. El rumano, junto con el sardo, es considerado la lengua con más directa descendencia del latín

La lingüística es sin duda una rama de estudio fascinante que nos permite conocer muchas cosas sobre la historia de un pueblo y sobre las relaciones entre varios pueblos. Estudiando el nacimiento y el origen de las lenguas es posible entender cuán importantes fueron los cambios culturales para la génesis de las lenguas que estamos hablando hoy. 

 

Puedes leer este artículo también en rumano, italiano y portugués.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.